sábado, 17 de octubre de 2015

Hoy quiero hablaros de EL HUEVO y restarle la mala fama que tiene el pobrecillo además de la reincorporación de LA HUEVERA INDIVIDUAL, ese elemento del ajuar de cerámica blanca que ya casi nadie usa.
Del huevo se dice que no hay que comer mucho porque tiene colesterol, que si cenas huevo no puedes comer al día siguiente, que no más de 3 huevos a la semana, etc. Bueno pues quien dice eso eso no tiene idea de lo que está predicando.
El huevo es un alimento con una proteína de alto valor biológico y a no ser que seas alergic@ tiene una fácil y rápida digestión, ahora bien, como todo, el problema lo encontramos en las calidades y el las formas.
CALIDADES: No todos los huevos son iguales ya que no proceden, desafortunadamente, de gallinas cuidadas y alimentadas de la misma manera. Un huevo, campero o ecológico procedente de una gallina alimentada con granos y si está en libertad con algún que otro gusanito que pueda picotear, durmiendo cuando le toca y poniendo cuando le toca, tendrá unos huevos ricos en minerales, aminoácidos, grasas, etc. Una gallina acinada comiendo piensos mojados en agua, incubando las 24 horas del día. Dará unos huevos de pésima calidad con grasas horrorosas.
FORMAS: no me refiero a la forma del huevo, sino a la forma de prepararlo. El huevo está compuesto de una parte blanca o transparente, rica en agua y proteínas y una parte amarilla- anaranjada rica en grasas. Son dos componentes muy diferentes que para que nuestro cuerpo aproveche esas propiedades adecuadamente cada una tiene que estar cocinada como le toca.
La proteína ha de estar bien cuajada, es decir que toda la parte transparente sea blanca, para que nuestro organismo disponga adecuadamente de sus aminoácidos y la grasa, como cualquier grasa, para no saturarla lo menos cocinada posible, es decir la parte amarilla-anaranjada parcialmente líquida.
Así comprenderéis mi reivindicación a la huevera individual y por tanto al huevo pasado por agua, una de las mejores formas para consumir este manjar a cualquier hora del día, tanto en un desayuno energético (2º Foto) como en una cena ligera, ejemplo huevos con jamón de la 3ª foto.
También escalfado o poché o huevo al vapor en una hoja de col, son buenas y deliciosas alternativas.


0 comentarios:

Publicar un comentario