martes, 15 de mayo de 2018



¿Estás a dieta y te han recomendado hacer ejercicio para hacer peso? Pues el yoga puede ser tu mejor aliado. Seguramente pensabas en un tipo de ejercicio intenso, aeróbico, el que hace sudar…. Ni de lejos pensamos en el yoga como ayuda para perder peso porque lo imaginamos como una disciplina meditativa, con calma, respiraciones profundas y para la que se necesita un cuerpo elástico y ligero. Pues te va a sorprender todo lo que el yoga puede aportar para ganar salud y perder peso.

La intensidad y el dinamismo: hay muchas variantes en las que el yoga se convierte en un ejercicio intenso y dinámico, en el que se tonifica la musculatura y se convierte en un poderoso entrenamiento cardiovascular. Repetir vinyasas (posturas enlazadas a través del movimiento y la respiración) como el saludo al sol de forma dinámica, durante 10 minutos, te hará sudar…te lo aseguro.
Las torsiones: cuando se inicia una dieta y se empiezan a movilizar la grasa, el hígado tiene que aumentar su función depurativa. Es un órgano interno sobre el que podemos actuar con las asanas (posturas) donde torsionamos el tronco, como si fuera una esponja que aplastamos después de llenarla de agua para poder usarla limpia de nuevo.
La respiración hipopresiva: de la misma forma que el hígado necesita ayuda, el resto de órganos internos se beneficia de la presión alterna para movilizar líquidos, estimular el movimiento intestinal y tonificar el abdomen a través del masaje interno que produce el diafragma.
Trabajo del “core”: para reducir volumen de cintura, no es sano ni necesario, hacer abdominales poniendo en peligro nuestra columna. Trabajando de forma estática “la plancha”, conseguimos poner en marcha el control y trabajo de los abdominales.
Trabajo miofascial: el yoga “estira” la musculatura, pero más en profundidad, moviliza todos los componentes que la integran, el sistema fascial, dando un beneficio mecánico al movimiento y a la composición del tejido. 
La circulación venosa: las posturas invertidas facilitan el retorno venoso y descargan de presión los ganglios linfáticos abdominopélvicos, mejorando la circulación.
El sistema nervioso: a través del movimiento del cuerpo, conseguimos también la relajación y sedación de la mente cuando estás presente en poner conciencia al movimiento.

Y lo más importante: solo necesitas 15 minutos diarios, una esterilla en el suelo y  tu cuerpo, sea como sea.

No es hacer dieta, es aprender a nutrir tu cuerpo. 
No es hacer ejercicio, es cuidar tu cuerpo.


Fuente: Pilar Echevarria. Fisioterapeuta. Técnico Superior en Dietetica en prácticas. Practicante de Yoga.

Siguiente
Esta es la más reciente.
Anterior
Entrada antigua

1 comentarios:

  1. Estoy completamente de acuerdo en que practicar yoga durante 15 minutos al día, ayuda a mantener el cuerpo en buen estado físico, mentalmente estás más atenta y sosegada, si además llevas una alimentación sana y variada se pude conseguir un peso aceptable.

    ResponderEliminar