lunes, 16 de marzo de 2020

La amapola (Papaver Rhoeas L.) es una planta silvestre muy común que casi todos conocemos y alegran muchas praderas y caminos en primavera. Es originaria de Europa y norte de África.
Florece desde el mes de abril y se recolectan las flores hacia el mes de mayo. 
Sus principios activos son los mucílagos, cianidol, alcaloides como la papaverina y la rhoedina, ácido mecónico y taninos. La planta de la amapola posee varias propiedades medicinales, que se concentran casi exclusivamente en los pétalos de sus flores.
La bella amapola ejerce una apreciable actividad como planta sedante y antiespasmódica. Es muy recomendada para tratar situaciones de nervios y ansiedad. Por su efecto suave se aconseja administrarla con moderación a niños y ancianos.
Destaca como un remedio muy útil contra el insomnio.La riqueza en mucílagos explica su capacidad para proteger las mucosas respiratorias por lo que se aconseja como remedio contra la tos, incluso si es persistente, espasmódica e irritativa, además de en casos de anginas y afecciones respiratorias, como la bronquitis, faringitis o laringitis. En uso externo, la amapola se ha indicado también contra la inflamación de párpados y conjuntivitis.
FÓRMULAS DE HERBOLARIO:
Fórmula contra el insomnio: Se combinan pétalos de amapola, valeriana, pasiflora, melisa, flores de tilo y el apoyo de la flor de azahar, a partes iguales. Una cucharada sopera rasa de la mezcla por cada taza de agua. Preparación: Hervimos un minuto, colamos y mantenemos 10 minutos más en reposo. Frecuencia: tomar medio vaso después de cenar y el otro medio justo antes de acostarse.
Fórmula contra la tos: Se combinan amapola, tusilago, pulmonaria, llantén mayor, saúco, malvavisco y brotes de abeto, en cantidades iguales. Preparación: hervimos dos minutos una cucharada sopera rasa por vaso de agua, colamos, lo dejamos reposar diez minutos. Frecuencia: Tomamos una taza calientes, cada 4 horas.
Fórmula para afecciones respiratorias como bronquitos, laringitis y faringitis: Se combinan cantidades de 10g de flores de amapola y malva, raíz de malvavisco, tusilago y brotes de pino silvestre. Una cucharada sopera rasa por cada taza de agua. Frecuencia: Hasta tres tazas al día, bien calientes.
Fórmula para las anginas: 100g de pétalos de amapola por cada litro de agua. Preparación: hervir el agua y echarla sobre la hierba. Dejar en infusión hasta 10 minutos y colar. Frecuencia: hacer gargarismos varias veces al día.
La amapola se puede tomar en infusión, jarabe, tintura o polvos.
Hay que evitar durante el embarazo y la lactancia, y administrar a niños sólo durante periodos breves de tiempo.



0 comentarios:

Publicar un comentario